Buenos Aires.- Los trabajadores informales representan un tercio de la masa laboral y evidencian una dura realidad para la inestable economía argentina.

El problema es conocido y viene desde tiempos del kirchnerismo. El empleo en negro, aparte de ofrecer una menor recaudación de impuestos y proporcionar un parate para la productividad de los países, implica que un grueso de estos trabajadores no contribuyen a un sistema de pensiones. Por ende, están desprotegidos ante cualquier complicación médica que les suceda.

La informalidad laboral supone un freno para las economías latinoamericanas, cuya productividad se ve afectada por esta situación. Es necesario rescatar dos grupos: los que no encuentran empleos atractivos y optan por trabajar por cuenta propia y los que no consiguen un trabajo dentro del circuito de la formalidad, mayoritariamente a causa de su bajo nivel de estudios.

La Fundación Mediterránea estima que casi 5 millones sufren de la informalidad laboral en Argentina.

La última medición de la tasa de trabajadores no registrados corresponde al último trimestre de 2016, que arroja la preocupante cifra del 33,6%, según el INDEC (organismo de estadísticas oficiales). Sin embargo, expertos suponen que podría ser más alta. En la región más profunda de Buenos Aires -el conurbano bonaerense-, el empleo en negro asciende al 36,4% y alcanza picos máximos del 45,6% en la provincia de Tucumán y al 46,4% en Rio Cuarto (Córdoba).

Las razones de este fenómeno son varias y afecta a toda la región. Un reciente estudio de la OCDE advirtió que Argentina es el país con mayor carga fiscal sobre el trabajo en América Latina, con 34,6%, seguido de Brasil y Uruguay. Respecto a la presión fiscal, el Foro Económico Mundial, en su último informe de competitividad global, ubicó al país austral con la mayor presión tributaria, con una tasa impositiva del 137%.

https://i1.wp.com/elregionaldigital.com.ar/wp-content/uploads/2017/01/Infografia-650x350.jpg

Argentina lidera el ránking de impuestos al trabajo en América Latina.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, reconoció que los impuestos al trabajo atentan contra la formalidad. “El 35% de la economía argentina está en la informalidad laboral porque hay que sectores que no pueden enfrentar la carga tributaria”, advirtió. Sin embargo, el Gobierno de Mauricio Macri acaba de demorar la esperada reforma tributaria para 2018 aduciendo que sería un riesgo para las elecciones legislativas de octubre.

  • Mapa laboral argentino

La población económicamente activa suma 20 millones de personas, de las cuales casi 5 millones se ubican bajo la informalidad laboral, según un estudio reciente de la Fundación Mediterránea. Del mismo se desprende que la tasa de paro alcanza a 1,7 millones. Sin embargo, hay una masa de 8 millones de desempleados que reciben asistencia social y que la consultora no contabiliza.

Sin contar el trabajo en negro, de los 13 millones de ocupados, casi 4 millones son monotributistas o cuentapropistas, 6 millones se desempeñan en el sector privado y 3 millones en el sector público del Estado (nacional, provincial, municipal). Dentro de los 1,7 millones de desocupados, casi un millón son jóvenes de entre 16 y 24 años que no estudian, ni trabajan, ni buscan empleo.


Source: http://segundoenfoque.com/argentina-y-su-informalidad-laboral-38-338870/

Advertisements