Bolivia.- Unos 5.000 indígenas bolivianos sienten amenazado su territorio por el proyecto de la hidroeléctrica en Bala-Chepete.

La hidroeléctrica que amenaza a 5.000 indígenas bolivianos se trata del proyecto Bala-Chepete, el cual obligará a moverse a las comunidades nativas y acabará con el sueño de desarrollo del turismo ecocomunitario de la zona.

En peligro están dos casas valiosas para estos nativos. La primera es la vivienda de la familia Nay Vargas, en Rurrenabaque, que está a 45 minutos de navegación del río Beni arriba, y cuenta con servicios comerciales, médicos y de transporte accesibles. La otra casa está en la comunidad tacana de San Miguel del Bala, cerca de la puerta del Parque Nacional Madidi, uno de los lugares con mayor biodiversidad del mundo.

Para esta comunidad, las consecuencias del proyecto hidroeléctrico Bala-Chepete, serían en “el corazón energético de Sudamérica”, y también contarían con dos represas en plena Amazonía. El costo de esta obra será casi 7.100 millones de euros y se comenzará a levantar en el año 2018.

Sin embargo, el costo del majestuoso proyecto sería alto. Los primeros en pagar serían los nativos involucrados en el ecoturismo.  

Las comunidades afectadas serían las que están ubicadas cerca del Parque Nacional Madidi, donde se resguarda el 9% de las aves del planeta, pero no solo son las aves, según el estudio de identidad Madidi, pues en este parque también se conservan 8.000 especies de plantas vasculares y 2.100 de vertebrados de importancia para el continente.

En el Parque Nacional Madidi se resguarda el 9% de las aves del planeta. 

Por otro lado, el parque sí recibe turistas, pero la afluencia es modesta en comparación con otros espacios. Las riquezas naturales que dentro de sus instalaciones se conservan son de vital importancia para el mundo. El promedio de visitas que recibió el parque en 2016 fue de 6.957 personas, cuyo gasto en promedio hasta 2013 fue de 100 euros diarios.

Al respecto, Valentín Luna, gerente de la empresa comunitaria en turismo, explicó que las comunidades han hecho lo posible por realizar actividades turísticas desde que se creó el  Parque Nacional Madidi y la reserva de la biosfera y Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Pilón Lajas entre 1992 y 1997. Por tanto, advirtió que “la construcción de la represa del Bala es para generar y exportar energía al Brasil”.

 

Source: http://segundoenfoque.com/5-000-nativos-bolivianos-en-peligro-por-hidroelectrica-28-381442/

Advertisements