India-. Los manifestantes indios reclamaron el miércoles frente a la embajada de Birmania en Nueva Delhi, la violencia ejercida contra la minoría musulmana rohinyá que, de acuerdo con la ONU, suma al menos 379.000 civiles desplazados en medio de una “limpieza étnica”. 

Las discrepancias internacionales sobre la situación de los rohinyás de Birmania se acentuaban este martes mientras sigue su éxodo masivo hacia Bangladés, una “limpieza étnica”, según la ONU, que el miércoles reunirá a su Consejo de Seguridad.

La ONU anunció este martes que unos 370.000 rohinyás se han refugiados en Bangladés a fin de huir de la violencia que estalló en el oeste de Birmania desde finales de agosto. El lunes habían sido contabilizados 313.000 refugiados.

La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, la cual examinará este crisis, se anuncia tensa en especial con China, el principal inversor extranjero en BIrmania, que este martes manfestó su “apoyo” a los esfuerzos de las autoridades birmanas para “preservar la estabilidad de su desarrollo nacional”.

Mientras muchos países cuestionan a Birmania por la crisis de los rohinyás, China mantiene relaciones con su gobierno -encabezado de facto por la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Ku-, en el marco de la estrategia comercial, energética y de infraestructuras china en el sudeste asiático.

La llegada de rohinyás que huyen a pie, bajo la lluvia y en medio del barrio, se encuentra provocando una crisis humanitaria en e vecino Bangladés, con campamentos de refugiados superpoblados.

En total, si se incluyen los rohinyás que ya se vieron forzados a dejar sus hogares por los anteriores estallidos de violencia, habría la menos 650.000 rohinyás en Bangladés, unas estimaciones difíciles de confirmar, admitió la ONU.

“La magnitud y la violencia del flujo de refugiados no posee precedentes en Bangladés”, estimó la Unicef, la cual precisa que “60% de los refugiados son niños”.

La ola de violencia se desencadenó el 25 de agosto, cuando los ataques rebeldes rohinyás contra comisarías birmanas desataron la represión del ejército. Al menos 500 personas fallecieron, en su mayor parte miembros de esa minoría musulmana, de acuerdo con el ejército.

Los rohinyás son tratados como extranjeros en Birmania, una nación con más del 90% de la población budista, y están considerados apátridas a pensar de que algunos se encuentren instalados allí desde hace generaciones.

Source: http://segundoenfoque.com/manifestacion-en-india-denuncio-violencia-a-rohinyas-en-birmania-37-381527/

Advertisements